domingo, 10 de mayo de 2009

Una ayuda para la fase final

Incluyo aquí algunas normas y consejos de supuestos "expertos" para hacer más eficaz vuestra actuación pública. Los he pulido y adaptado a nuestras necesidades, pero tenéis el artículo completo en Eduteka

HABLAR

  • Si el orador se comunica con seguridad y transmite sus conocimientos con sinceridad, la audiencia tiende a darle mayor credibilidad y confianza. Es muy importante evitar la mera apariencia de convicción, el orador debe comunicar honestamente.
  • El orador efectivo crea una conexión fuerte con la audiencia y establece contacto visual con cada miembro del grupo en diferentes momentos de la presentación.
  • Se debe evitar el leer las diapositivas. La audiencia las puede leer sin ayuda del orador, éste debe concentrarse en la elaboración y exploración del tema investigado.

ACTUAR

  • El orador no puede olvidar su primera y mas útil herramienta audiovisual: ¡Él mismo!. Su rostro, su voz, sus manos y su cuerpo son mucho más expresivos que cualquier cosa que la tecnología pueda producir.
  • Haga pausas deliberadas con diapositivas neutrales que le permitan acercarse más a su audiencia.
  • El conocimiento profundo de la presentación, de su contenido y de sus ritmos y tiempos es lo que la convierte en una herramienta poderosa. Por ello se debe practicar y repetir la exposición hasta su pleno dominio.
  • Otra de las formas de involucrar a la audiencia con el orador, además del contacto visual y el entusiasmo, consiste en contar anécdotas personales, apuntes divertidos o ejemplos inteligentes.
  • Es buena idea tener un "Plan B". La tecnología es cada día más fácil de usar, pero sigue existiendo la posibilidad de que un proyector no pueda comunicarse con el computador, o pueda caerse la red. Tenga un plan de contingencia como tener la presentación en transparencias o tener una copia impresa que se pueda fotocopiar en cualquier momento. Si el equipo falla, el orador debe continuar, él es el mensaje; las ayudas visuales son sólo eso, ayudas.

sábado, 2 de mayo de 2009

En el siguiente Lick encontrareis el Árbol Genealógico de “Mujeres de la Corte”. Desde los Reyes Católicos hasta Carlos IV y María Luisa de Parma.

He intentado hacerlo lo más claro posible, aunque con la política matrimonial que llevaban, sobre todo los Austria, es difícil. Casi siempre encontrareis además de los nombres, las fechas de nacimiento y muerte y los lugares. Lo siguiente que haré será empezar a ponerles imágenes, pero quería enseñaros el árbol lo antes posible por si os podía ser de utilidad.

Hasta pronto.

jueves, 9 de abril de 2009

He encontrado algunas páginas que os pueden ser interesantes. Básicamente incluyen cotilleos cortesanos, anécdotas e historietas sobre los personajes de la época… en fin todo aquello que no nos sale en casi ningún manual.
Puede que no se ajuste exactamente a las etiquetas, pero en cualquier caso sirve para aproximarse un poco a estas “Mujeres de la Corte” que quedan un poco lejanas sobre el papel, y si no, por simplemente por curiosidad

Aprovechar para desearos unas buenas vacaciones a todos.

Anécdotas reales

Líos de Reinas

Los Líos de la Corte

martes, 24 de marzo de 2009

Moda

Imágenes de "Mujeres de la Corte", en su mayoría Reinas, desde Isabel la Católica hasta María Luisa de Parma. En orden cronológico, para hacerse una idea de la evolución de la ropa y la imagen.

sábado, 7 de marzo de 2009

DAMAS DE LA CORTE II

“Cambio con los Borbones”

Al llegar los Borbones al trono español mantienen la estructura y etiqueta general en la corte, pero llevaron a cabo cambios fundamentales en cuanto a la ordenación en torno a la Reina. Parte de la Aristocracia no es Felipista y los que si lo son tampoco resultan fiables. Los monarcas desconfían de sus cortesanos españoles, los cortesanos no confían en la familia real, ni en los miembros de su sequito, que se han traído de Francia.

En la Casa de la Reina, nombran a Isabel de Ursino camarera mayor, lo cual provoca el escándalo y el recelo de las demás Damas.

En tiempos de María Luisa de Saboya se realizan cambios en la Casa de la Reina. Se establece que las Damas serán 12 y todas ellas deberán ser mujeres casadas miembros de familias principales del reino. Esto hace que cambie el concepto de Dama en relación a las Damas de época de los Austrias. Las Damas ya no se educarán con la Reina, las damas ya no buscarán un esposo… también se rompe el tremendo aislamiento, pues las mujeres no vivirán exclusivamente con la reina.

Criadas de Cámara.

Pertenecientes a familias de menor linaje, pasan a formar lo que anteriormente eran las Damas, Son chicas jóvenes casaderas, que se educarán en la Casa de la Reina. Serán llamadas Damas Camaristas.
Entre las Camaristas del s.XVIII están las hijas de la nueva nobleza, de ennoblecidos, de extranjeros…

Con la incorporación de estas chicas el número de mujeres en la corte se multiplica considerablemente, además comienzan a instaurarse las casas de la reina madre, de los príncipes…

Las soberanas tienden a elegir a las personas que aprecian para los cargos importantes (nepotismo). Estas personas no siempre son las más adecuadas ni las más capacitadas. Mientras las Reinas eran poderosa ( Isabel de Farnesio, Bárbara de Braganza) esto no produce excesiva conflictividad.

En esta época se producen alteraciones profundas en este mundo fundamentalmente femenino. La casa del Rey y de la Reina “se unen” el Rey pasa más tiempo con la Reina. (Duermen juntos, comen juntos…). Carlos III unifica oficialmente ambas casas.

Con el Aumento de hijos aparecen los “cuartos” para los príncipes, aumenta el número de servidores. En estos cuartos se reproduce la jerarquía de las Casas del Rey y la Reina.
La convivencia en estas Casa al igual que su aumento en número multiplica el número de intrigas en la Corte.

Como ejemplo de la vida de estas “Mujeres de la Corte” podemos citar a Macarena de Guzmán y de Ana Miquelína.

Macarena de Guzmán, Marquesa del Valle.  Mujer eminentemente política fue Dama de Isabel de Valois, se casó con el Marques del Valle, Hijo de Hernán Cortes. Una vez viuda vuelve a la Corte como Dueña de Honor al servicio de la Reina, esta vez Margarita de Austria. Es elegida como haya de Ana de Austria. Tras verse implicada en un complejo proceso político vuelve como Camarera Mayor de Isabel de Borbón.
Se vio implicada en gran parte de las intrigas políticas del momento junto con su protector y enemigo el Duque de Lerma. Tras la caída del Duque Macarena de Guzmán volverá a la Corte con todos los honores.

Como podemos ver esta muy lejos del papel pasivo que se pretende adjudicar a las Damas.


Ana Miquelína Ya en época de Carlos III, María Luisa de Parma protegió a esta Dama con la cual tenía una relación más estrecha. Mando a Ana Miquelína como acompañante de la Infanta en su viaje a Portugal para casarse con el Infante portugués.
La Camarísta en un principio se niega, pero al aumentarle el salario accede, queda claro que presta un servicio y espera una remuneración adecuada.
Escribe frecuentemente a la Reina describiéndole, no solo el comportamiento inadecuado de la infanta, sino también las intrigas de la corte portuguesa. Así las relaciones internacionales pasan también por manos femeninas. Las Cartas entre mujeres de la corte en gran medida son eminentemente políticas.

Destacar también la institualización progresiva de la graduación en el ámbito femenino. Maria Luisa de Parma instauró la orden de María Luisa a semejanza de las órdenes reales masculinas. Esta orden se impone en una ceremonia real que incluye incluso su propio distintivo. En Portugal la hija de María Luisa instaura la Orden de Santa Isabel.


miércoles, 4 de marzo de 2009

Problema con el organigrama. Solución.

Efectivamente, hay dificultades para bajar el organigrama. Se debe a problemas del propio navegador que intenta leer el fichero y omite la opción de bajarlo. Se pueden solventar de la siguiente manera:

1. Cuando pinchéis para bajar el fichero aparecerá una pantalla de este tipo:


2. Entonces seleccionáis la opción "Archivo / Guardar Como"

3. Aparecerá como nombre del fichero: "las mujeres de los Austria.vdx.xml"

4. Elimináis ".xml" y guardáis con el nombre: "las mujeres de los Austria.vdx"

5. Ese fichero ya se abre perfectamente con el ConceptDraw. Es mucho más fácil de lo que parece tras leer mi descripción.

martes, 3 de marzo de 2009

DAMAS DE LA CORTE


DAMAS DE LA CORTE.
Conferencia Mª Victoria López Cordón.
Universidad Complutense de Madrid.

Privilegiadas, de ascendencia aristocrática, cultas y por lo general jóvenes y solteras, las damas de la Corte pasaban muchos años de su vida en las dependencias reales con un principal, si no único, objetivo: servir a la soberana.
El mundo de la Corte en época moderna se caracterizó por su complejidad interna y por su capacidad de transformación, de evolución. Las damas de la Corte eran mujeres con una función muy poco común, casi exclusiva. Son distintas a las demás mujeres, poco comunes por la labor que desempeñan, tan cercana al poder. Y es esa cercanía al poder un factor determinante en su posición, un puesto disputado por muchas familias de la alta nobleza del país debido al abanico de influencias que a estas mujeres se les abría. Estar cerca de la reina significaba un acceso, una vía a ciertos elementos relacionados con los asuntos de Estado, ya que aunque la soberana no ejerciera directamente el poder político y su posición respecto a su marido fuese oficialmente secundaria, ser alguien cercano a la reina permitía también estar relativamente cerca del rey.

Eran la “familia” de la reina, compartiendo espacio y tiempo con ella, permaneciendo continuamente en su entorno más inmediato. Estas mujeres vivían en la Casa de la Reina. La Casa del Rey y la de la Reina se mantuvieron, durante un período de tiempo, separadas entre sí. Por lo tanto estas damas habitaban las dependencias del palacio habilitadas para la soberana, exclusivas para ella, donde había hombres y mujeres. Aunque algunos puestos eran desempeñados por varones (mayordomo, tesorero, servidores diversos...), la mayoría eran mujeres, sobre todo las de su círculo más próximo, las que estaban en la Cámara de la Reina. La Casa de la Reina se separó de la del Rey durante el reinado de Felipe II.
Las damas de la Corte trabajaban en Palacio, cobraban de la Monarquía y podían ascender por un escalafón.
No todas las damas desempeñaban las mismas funciones, ni tenían el mismo prestigio. Existía una jerarquía. En la Cámara de la Reina podían haber entre 30 y 150 damas, cifras variables según el reinado, entre las que se encontraban las damas propiamente dichas. El cargo más elevado era el de Camarera Mayor, seguido de las Dueñas de Honor, las azafatas, las criadas de cámara y retrete, lavanderas, etc.

A lo largo de los siglos XVII y XVIII el número de estas mujeres que servían a la reina aumentó considerablemente. Esto se debió mayoritariamente a dos factores: el hecho de que la Corte permaneciese como en espacio sexualmente bien diferenciado y la creciente institucionalización, naturalización de la figura de la reina consorte.

Hasta el XVIII predominó la figura de la Dama soltera, joven y noble. Se llegaba a la Corte bien por tradición familiar, bien como recompensa a la familia por méritos llevados a cabo por padres o hermanos. En muchos casos, estas damas eran niñas, como también podían llegar a serlo las reinas. Más allá de las formalidades, estas muchachas podían llegar a trabar verdadera amistad con la soberana. Se educaban con ella en todo aquello que se debe saber para desenvolverse en la Corte. Por supuesto estaban alfabetizadas, podían llegar a aprender a componer pequeños versos, a bailar, montar a caballo…Estaban presentes en fiestas y celebraciones, de forma activa o no.

Sufrían el desarraigo familiar, al ser separadas de sus familias y trasladarse a la Corte, en ocasiones desde muy temprana edad. A pesar de los permisos para poder visitar a sus familiares, gozaban de poca libertad. A cambio, ser dama en la Corte de la reina tenía muchas ventajas. Adquirían lo que podría llamarse “capital social”, inmaterial: conocimientos de la vida cortesana, cómo moverse en la Corte y su funcionamiento, además de ser una ocupación bien remunerada y sobre todo significar una buena dote a la hora de un futuro matrimonio, que debía ser autorizado por la misma reina. Si se trataba de una dama querida por la soberana la boda se realizaba en Palacio, los gastos corrían a cargo del Tesoro y se aseguraba un buen puesto para el esposo. Aunque abandonen la Corte al contraer matrimonio estas mujeres podían volver, por ejemplo en caso de viudedad.
En lo que respecta a las modas, las damas tuvieron un papel fundamental. Instauraron en Palacio costumbres como la merienda o el consumo de dulces. Incluso sus ricos vestidos no tenían nada que envidiar a los de la propia reina. Además, estas damas tenían conciencia de su posición, de su deber y también de sus derechos.

Un gráfico y conocido ejemplo de esta vida en la Corte es el famoso cuadro Las Meninas, de Velázquez, en el que podemos ver cómo María Agustina de Sarmiento e Isabel de Velasco, menina y dama respectivamente, acompañan y atienden a la joven infanta Margarita. Aludiendo al protocolo, la menina tiende un vaso a la infanta, mientras son supervisadas por su “dueña”, Doña Marcela de Ulloa, una muestra de la dama que, tras enviudar, regresa a la Corte como maestra de las damas más jóvenes.

Podemos hacernos una idea de la importancia social que podía llegar a tener ser dama para las familias de la alta nobleza considerando que los apellidos de estas damas son exactamente los mismos que los de aquellos que integraban el Consejo Real.
Podría decirse que es la “alternativa” en el poder para las mujeres nobles de la época. Son el lado femenino de “lo mejor del reino”, representando tanto a la vieja aristocracia como a las familias “emergentes”. En los momentos de conflicto entre facciones en la Corte, en las intrigas palaciegas, tener acceso a una dama cercana a la reina garantizaba el acceso a la misma soberana.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Conferencia de Mª Victoria López-Cordón

El próximo jueves 26 de febrero, a las 20:15 h., tendrá lugar en la Sede la conferencia de Mª Victoria López-Cordón "Damas de la Corte", de especial interés para vuestro trabajo. Podéis encontrar una semblanza de la profesora López-Cordón pinchando aquí.

Lugar: Sede Ciudad de Alicante. Ramón y Cajal, 4.

martes, 24 de febrero de 2009

REINAS DE ESPAÑA: LA CASA DE BORBÓN II

REINAS DE ESPAÑA: LA CASA DE BORBÓN II

Bárbara de Braganza.

Esposa de Fernando VI. Aunque el matrimonio no tuvo hijos estaba muy unido, y gracias a esa relación tan estrecha con su esposo la reina tuvo mucho poder tanto en la corte como en el gobierno del país. Era una mujer muy culta que llegó a dominar seis idiomas.


María Amalia de Sajonia.

Esposa de Carlos III, murió de tuberculosis.


Maria Luisa de Parma.


Esposa de Carlos IV, madre de Fernando VII.
Fue una Reina muy polémica, se le atribuían una serie de conductas poco ejemplares. Entre ellas su relación con Godoy.
Vivió una época turbulenta, marcada por la revolución burguesa.
Un método generalizado de ataque contar la monarquía era desacreditar a las Reinas, ya fuera por sus gastos, por su conducta… otro ejemplo de Reina fuertemente criticada en esta época es por ejemplo Maria Antonieta.